“Alito” se “guardó” 1,183 millones en 1er trimestre de...

Confirman derrumbe económico estatal con “Alito”

6 mayo, 2019 Comentarios Desactivados en “Alito” da trato indigno a menores infractores en Kila, Lerma Campeche

“Alito” da trato indigno a menores infractores en Kila, Lerma

La CNDH detecta serias irregularidades, deficiencias, carencias e insuficiencias en el Centro de Internamiento, que violan los derechos humanos de los 20 adolescentes que ahí están, y lo colocan como el peor de los 45 que hay en el país.

Por Daniel Sánchez

CAMPECHE, Cam. 6 de mayo del 2019.- La administración de Alejandro Moreno Cárdenas mantiene serias irregularidades, deficiencias, carencias e insuficiencias en el Centro de Internamiento para Adolescentes (CIA) en Kila, Lerma, y da un trato indigno a los 20 menores de edad que aún permanecen ahí.

Incluso, para vergüenza de los campechanos, el CIA de Kila, con capacidad para 133 hombres y 18 mujeres, es el peor de los 45 que existen en el país, puesto que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) le detectó que no cumplió satisfactoriamente con 16 de los 18 temas revisados por su personal en visitas a los Centros de Internamiento.

Por todo esto, la Comisión Nacional alertó a las autoridades campechanas “sobre la situación de vulnerabilidad que enfrentan las y los adolescentes privados de la libertad” en el Centro de Internamiento para Adolescentes, quienes enfrentan diversas irregularidades en esos lugares que les obstaculizan alcanzar la reinserción y reintegración social y familiar, así como el pleno desarrollo de su persona y capacidades”.

“Hacer caso omiso a la atención que se les debe brindar puede derivar en resentimientos contra la sociedad, por no comprender los efectos negativos de su conducta”, advirtió.

La CNDH formuló 20 propuestas dirigidas a Alejandro Moreno, entre las que sobresalen la necesidad de instaurar la Conferencia Nacional de Autoridades Administrativas Especializadas en la Ejecución de Medidas para Adolescentes; lograr la plena operación del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes, cuyo vencimiento es el 18 de junio próximo; mejorar e implementar instalaciones dignas y seguras; contar con personal especializado en materia de justicia para adolescentes, brindar la debida atención a las necesidades específicas de las mujeres adolescentes; realizar la adecuada clasificación y garantizar el derecho a la protección de la salud.

El organismo nacional manifestó que la situación de los adolescentes privados de la libertad por haber infringido las leyes penales, es un tema relevante, “debido a la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran, dada su condición de internamiento y características propias de la etapa en desarrollo”.

“De ahí, la implementación de tareas que tienen por objeto supervisar sus condiciones de vida a fin de prevenir o corregir situaciones relacionadas con la infraestructura y el equipamiento de los centros donde son alojados, el trato y tratamiento que se les brinda, para que las autoridades responsables implementen políticas públicas que se traduzcan en acciones concretas para promover, respetar, proteger y garantizar el respeto de sus derechos humanos”, expresó.

Inadecuadas condiciones de las instalaciones

Citó que en las visitas, encuestas y recorridos, que forman parte del Informe Especial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre los Centros de Tratamiento Interno para Adolescentes que Infringen la Ley Penal de la República Mexicana, se detectó que el Centro de Internamiento para Adolescentes de Kila, Lerma, son inadecuadas las condiciones de las instalaciones.

Al igual que en 25 establecimientos más, en el CIA campechano las “instalaciones presentan anomalías o no reúnen condiciones para garantizar una estancia digna, debido a que presentan deficiencias relacionadas con la, carencia o insuficiencia de camas, colchones, inodoros, lavabos y/o regaderas; así como falta de vidrios en ventanas”, indicó.

“También existe falta de mantenimiento en dormitorios, patio, talleres, áreas deportivas, de visita, aulas, servicios sanitarios, cocina, comedor, instalaciones hidráulicas y eléctricas; fallas en el suministro de agua corriente para el aseo de los adolescentes, las estancias y los inodoros. Paredes con grietas, rejas oxidadas y filtraciones, instalaciones eléctricas expuestas, lo que pone en riesgo la integridad de los adolescentes. Asimismo, se observaron deficientes condiciones en la ventilación e iluminación, así como de higiene”, agregó.

El Centro de Internamiento de Kila, igualmente, presentó “deficiencias relacionadas con la falta o insuficiencia de instalaciones necesarias para su adecuado funcionamiento, entre las cuales se encuentran las de ingreso, protección, visita familiar, cocina, comedores, talleres, aulas, biblioteca e instalaciones deportivas”, abundó.

Asimismo, añadió, hay “condiciones de desigualdad de las áreas y personal destinados a las mujeres, porque “los espacios destinados a mujeres carecen de instalaciones adecuadas, restringiéndoseles el acceso a las actividades o servicios que en ellas se brindan o bien, tienen que compartirse con los varones áreas, como las de ingreso, protección, visita familiar, cocina, comedores, talleres, aulas, biblioteca, patios, áreas deportivas y médica, así como dormitorios específicos para alojar a sentenciados y para quienes han cumplido la mayoría de edad”.

Además, no se cuenta con “personal técnico específico para la atención de las menores internas, por lo que se comparten los servicios del personal que atiende a los varones resultando insuficiente”.

Sobre las deficiencias en la alimentación, la CNDH “observó falta de higiene durante el suministro y la elaboración, respectivamente”, y respecto a las condiciones relacionadas con el trato, “los adolescentes refirieron hechos relacionados con maltrato y amenazas de parte de servidores públicos adscritos a esos establecimientos, situación que durante los recorridos y entrevistas en los centros no fueron mencionadas por los adolescentes”.

También falta legalidad y seguridad jurídica

El organismo autónomo refirió también en cuanto a las condiciones que afectan el orden y la disciplina, que en el centro de Campeche “observó que algunos adolescentes poseen aparatos electrónicos, tales como televisores, equipos de sonido y consolas de videojuegos, a diferencia de la mayoría de la población”.

“En el establecimiento de Campeche, se informó sobre el control de algunos adolescentes sobre actividades de limpieza”, mencionó.

Afirmó que en el CIA de Kila, Lerma, “se presentan deficiencias relacionadas con la falta de separación entre quienes están sujetos a procedimiento en internamiento y los que cumplen una medida de tratamiento en internamiento, entre hombres y mujeres; entre adolescentes y adultos jóvenes, además de que no se realiza una adecuada clasificación de estas personas, derivado de que las autoridades no establecen criterios objetivos para ubicarlos o las instalaciones no reúnen las condiciones necesarias para tal efecto”.

Igualmente, aseveró, “se detectaron irregularidades en la aplicación de los correctivos disciplinarios, debido a que no se respeta el derecho de audiencia, no se elabora una resolución escrita al respecto, no se notifican por la misma vía, no se informa su duración o se imponen sanciones en régimen de aislamiento”.

“De la información proporcionada por los servidores públicos entrevistados durante las visitas, se detectó que 35 centros de tratamiento interno, entre ellos el de Campeche, presentan deficiencias en cuanto a la normatividad, debido a la carencia de reglamento interno y/o de manuales en los que se precisen en forma detallada los procedimientos que regulan el funcionamiento de esos lugares”, aseguró.

En cuanto al derecho a la protección de la salud, la Comisión halló que hay “deficiencias que imposibilitan brindar a los adolescentes una correcta atención en materia de salud, tales como falta o insuficiencia de personal médico, de enfermería y odontología, consultorio, área de hospitalización, unidad odontológica, mobiliario, equipo, instrumental, medicamentos y material de curación. Asimismo, se observaron instalaciones y equipo médico en mal estado”.

“Asimismo, se ubicaron casos en los que existen deficiencias en la integración de los expedientes clínicos omitiendo elaborar un registro de las consultas, además de que no supervisa la preparación de los alimentos”, asentó y comentó que en siete establecimientos, entre ellos el de Campeche, “no se proporciona a las mujeres atención médica especializada para sus padecimientos”.

“En 17 centros de tratamiento interno, entre ellos el de Campeche, no cuentan con programas contra las adicciones y/o para el tratamiento de desintoxicación”, reveló.

Insuficiente personal de custodia

Sobre el derecho a la integridad personal, la Comisión Nacional de Derechos Humanos dio a conocer que “los servidores públicos responsables del personal de guías técnicos en 12 centros de tratamiento interno, entre ellos el de Campeche, indicaron que el personal encargado de custodiar a las personas adolescentes es insuficiente”.

“En 16 centros de tratamiento interno, entre ellos el de Campeche, personal directivo, así como de guías técnicos refirieron no haber recibido capacitación en materia de derechos humanos y/o prevención de la tortura, ni especialización en materia de adolescentes; incluso, en algunos casos señalaron no han recibido capacitación para el puesto que desempeñan”, refirió.

“En ocho centros de tratamiento interno, entre ellos el de Campeche, “se detectaron deficiencias en las tareas de supervisión al interior de los establecimientos de parte de las autoridades responsables de los mismos, debido a que no se emite un documento para informar sobre el resultado de las visitas al personal correspondiente y/o no existe un registro de tales acciones para acreditar que efectivamente se llevan a cabo”, aseveró.

Adicionalmente, se encontró que en el Centro de Internamiento para Adolescentes Kila – Lerma, en Campeche, los recorridos de supervisión al interior se realizan una vez al mes y cada 15 días, respectivamente.

En cuanto a la integración social y familiar, en el CIA de Kila, Lerma, junto con otros 28 centros, “existen carencias de personal en las áreas de pedagogía, psicología y trabajo social, además de las encargadas de la capacitación para el trabajo, educación y deporte”.

Consulta aquí el Informe Especial de la CNDH:

http://www.cndh.org.mx/sites/all/doc/Informes/Especiales/ADOLESCENTES-INFORME-ESPECIAL-2019.pdf

 

Comments are closed.