“Huachicol educativo” en Michoacán, con 3,500 plazas

Gobierno de Peña simuló protección a periodistas

23 febrero, 2020 Comentarios desactivados en Peña Nieto, sin política de cambio climático Ciudadania

Peña Nieto, sin política de cambio climático

La ASF dictamina que la estrategia no funcionó, porque no se previnieron desastres naturales, no se minimizaron los impactos sobre los sectores económico y social y no se redujo la vulnerabilidad de la población por el incremento en la frecuencia y severidad de los efectos del cambio climático.

Por Daniel Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de febrero del 2020.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) concluyó que en el 2018, el último año de gobierno de Enrique Peña Nieto, “el país no dispuso de una política nacional de cambio climático integral y transversal, con un enfoque de coordinación y cooperación entre órdenes de gobierno que garantizara su implementación”.

“Las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal que participan en su operación no dispusieron de atribuciones especificas e instrumentos de diagnóstico, planificación, medición, monitoreo, reporte, verificación y evaluación de su contribución a la atención del problema público referente al incremento en la frecuencia y severidad de los efectos del cambio climático”, expresó.

“La estrategia transversal de cambio climático no funcionó como una política integral que atendiera el problema público y no articuló un sistema que permitiera su adecuada operación y evaluación, donde los actores participantes tuvieran definidas responsabilidades consensuadas, la regulación se vinculara con el tema de cambio climático, se dispusiera de diagnósticos para focalizar la estrategia, y la conducción y coordinación de la política energética”, indicó.

“No se logró una vinculación e integralidad entre los objetivos planteados en los programas nacionales y la asignación del presupuesto, a efecto de prevenir los desastres naturales; minimizar los impactos sobre los sectores económico y social, y reducir la vulnerabilidad de la población ocasionados por el incremento en la frecuencia y severidad de los efectos del cambio climático”, puntualizó.

En una revisión a la política de cambio climático, como parte de la revisión de la Cuenta Pública del 2018, el organismo fiscalizador federal manifestó que “las entidades fiscalizadas operaron de manera inercial los 22 programas presupuestarios revisados, a los cuales se les asignaron 15 mil 515 millones 928.1 mil pesos en el Anexo 16 “Recursos para la Adaptación y Mitigación de los Efectos del Cambio Climático” del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2018”.

Los programas, agregó, “fueron diseñados para dar atención a problemas específicos, sin considerar objetivos, metas e indicadores relacionados con su contribución a la estrategia transversal para la adaptación y mitigación del cambio climático, y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público no acreditó la metodología, ni los criterios empleados en su integración, lo que representó una limitante para operacionalizar la política transversal de cambio climático”.

Señaló que “en la Ley General de Cambio Climático no se precisaron de manera puntual a los responsables de ejecutar las atribuciones conferidas a la Federación para la mitigación y adaptación al cambio climático; además, existió desarticulación entre ésta, las líneas de acción incluidas en el Programa Especial de Cambio Climático 2014-2018 y los recursos asignados en el Anexo 16 del PEF 2018, lo que dificultó una adecuada implementación de la política nacional de cambio climático”.

“Los resultados de la fiscalización a los programas presupuestarios mostraron que la estrategia transversal presentó serias deficiencias en la planeación, regulación, investigación científica y tecnológica, prestación de servicios y otorgamiento de subsidios, lo que denotó que no se cuente con una estrategia integral en la materia para hacer frente a los efectos del cambio climático, mediante acciones de adaptación y mitigación”, expuso.

“En el tema de adaptación, los indicadores de vulnerabilidad al cambio climático reportaron resultados satisfactorios al superar las metas previstas, lo que podría implicar la implementación de acciones para incrementar la capacidad de la sociedad de anticiparse, enfrentar, resistir y recuperarse de los impactos que pudieran ocasionar las condiciones climáticas adversas, aunque no existe evidencia precisa de que los avances se deban a la operación de la política nacional de cambio climático”, abundó.

“En materia de conservación, restauración y manejo sustentable de los ecosistemas, los resultados históricos muestran pérdida en las superficies vegetales, lo que podría repercutir en el proceso de adaptación, ya que el estado de los ecosistemas es pieza clave en el mantenimiento de las actividades socioeconómicas y en la disminución de los efectos negativos de los desastres naturales”, añadió.

“En materia de mitigación, la aplicación de políticas y acciones destinadas a reducir las emisiones de las fuentes, o mejorar los sumideros de gases y compuestos de efecto invernadero no tuvieron resultados favorables, ya que las emisiones netas totales, en 2017, fueron de 733.8 millones de toneladas de CO2 equivalente (MtCO2e), lo que significó 64.5 por ciento superior a lo reportado en 1990, en donde el sector energético emitió la mayor parte, pasando de significar el 67.9 por ciento del total de emisiones en 1990, al 71.2 por ciento en 2017, y la generación de energía eléctrica limpia constituyó sólo el 16.9 por ciento del total de generación en 2016”, asentó.

Recomendaciones de la ASF

A partir de las conclusiones de la presente separata, la ASF sugirió las medidas siguientes:

  • Que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en coordinación con las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal que participan en la operación de la política nacional de cambio climático, analicen y fortalezcan la política para que ésta sea integral, con estrategia, objetivos, líneas de acción claras, donde los responsables tengan atribuciones específicas.
  • Que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales se coordine con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como con las áreas responsables de ejecutar los Programas presupuestarios incluidos en el Anexo 16 del Presupuesto de Egresos de la Federación, a efecto de acordar la integración del anexo mencionado, de acuerdo con las atribuciones de cada participante y proponer las previsiones presupuestales para la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático, de acuerdo con los factores, variables y fórmulas que se definan para ello, así como garantizar su vinculación con el Programa Especial de Cambio Climático correspondiente.
  • Que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en coordinación con las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal que participan en la operación de la política nacional de cambio climático, elabore la iniciativa del reglamento de la Ley General de Cambio Climático, a fin de asignar responsables para la ejecución de las facultades conferidas a la Federación en la materia, a fin de permitir su óptima implementación.
  • Que los integrantes del Sistema Nacional de Cambio Climático alinean la operación de sus programas presupuestarios con la política nacional de cambio climático, a efecto de que en sus diseños incorporen mecanismos para evaluar su participación y contribución en materia de cambio climático.
  • Que las unidades responsables de operar los programas presupuestarios que formen parte del Anexo referente a los recursos para la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático del Presupuesto de Egresos de la Federación informen al cierre de cada ejercicio fiscal sobre la forma en que ejercieron dichos recursos en la implementación de las líneas de acción del programa especial de cambio climático, o en la realización de acciones que contribuyan a la adaptación y mitigación.

Consulta aquí el documento completo de la ASF:

2018_AED_1_a

 

Comments are closed.