En México, 2019 será año de claroscuros para la...

Hallazgos de 2018: Cabeza de estuco de Pakal y...

28 diciembre, 2018 Comentarios Desactivados en ¿Qué MORENA queremos? Ideas

¿Qué MORENA queremos?

Una consulta razonada y deliberativa

Por Héctor Malavé Gamboa

El dilema en el que se encuentra inmersa la Cuarta Transformación de República es por la asunción a la administración pública federal sin una estructura política que la soporte.

La legitimidad del voto de las mayorías y el prestigio moral del presidente de la República –que no es poca cosa- fueron suficientes para llegar al gobierno, pero no para construir el orden nuevo.

En consecuencia, en los últimos meses, persiste un sentimiento de incertidumbre tanto al interior, como al exterior, sobre ¿Quién ocupará las delegaciones federales? ¿Cómo se reestructurará el partido? Porque se cumplen los tiempos legales.

En todo el país, el panorama es vaporoso e incierto, si bien es cierto que la coyuntura de transición es de esperanza y optimismo, también lo es de incertidumbre. Por lo que se requiere de una idea de partido político adecuado a los tiempos que estamos viviendo.

La teoría del presidente de México es que un cambio en la ética del servicio público influirá de arriba abajo y domará al leviatán. Lo cierto es que la teoría del “centralismo moral” del presidente se enfrentará con las antiguas fuerzas regionales despóticas, anquilosadas y sus aliados, por lo que no será suficiente.

En consecuencia, los delegados federales chocarán con los gobernadores de los estados por el tema de los recursos federales, éstos lucharán soterradamente por mantener el muy conocido sistema clientelar que les ha garantizado una estructura electoral conveniente en cada trienio.

La teoría clásica del partido se encuentra agotaba, porque es precisamente la noción jerarquizada y centralizada de la idea del poder la que se encuentra en crisis, ya superada por las sociedades de las redes sociales, vivimos en una sociedad “flexible”, abierta, no en un modelo de bloques sociales.

La evaporación social a la que se encuentra sometida la burocracia instrumental no alcanza para resolver los problemas complejos culturales, políticos y económicos de una “sociedad posmoderna” compleja y organizada en redes sociales y digitales.

La idea misma del partido y del poder es inservible, porque aun cuando se logren alcanzar pactos de unidad, muy probablemente no se respeten.

Una organización política es más que una mera “organización legal”, es un instrumento social. El dogma clásico de un partido jerárquico y sólido, que en otros tiempos, sirvió muy bien a la izquierda, ahora es como un automóvil Ford de entre guerras, una auténtica pieza de museo.

La idea del partido político clásico no responde a los problemas sociales que, sin duda, son otros, como la mayor participación ciudadana en la toma de decisiones. Para fines legales y electorales, la palabra “partido” continuará siendo un término genérico válido para la burocracia, pero su funcionamiento y el contenido de la idea tendrán que transformarse.

La primera transformación requirió de un partido de conspiradores cerrado, el partido antimonárquico, la segunda transformación requirió estar conformado por profesionales ilustrados, educados en las escuela de jurisprudencia más liberales; la tercera transformación tuvo como modelo el partido central, disciplinado y autoritario de masas, la cuarta transformación requiere un partido social abierto, flexible que aprenda de los anteriores, pero que comprenda que las organizaciones políticas se adecuan razonablemente a como se encuentra actualmente organizada la sociedad mexicana.

Rechazo un partido en donde la dirigencia, en un golpe de autoridad y mayoría, se termine imponiendo con el varapalo en la mano. Vence, pero no convence, es ilegítimo.

Por lo tanto, pienso en un movimiento democrático, deliberativo y participativo. Es la única ecuación viable para impulsar la Cuarta Transformación nacional de AMLO, el problema es que no hay precedentes en el mundo de un partido de este tipo, toda vez que el PODEMOS fracasó en España.

Lo tenemos que inventar. Es tiempo de que los dirigentes le pregunten a los militantes, afiliados y simpatizantes de MORENA en Campeche ¿Qué partido queremos? Una consulta abierta, razonada, deliberativa y democrática.

Próspero año 2019.

 

Comments are closed.