México, damnificado

Des-romantizar la solidaridad y politizar la respuesta colectiva

16 octubre, 2017 Comments (1) Ideas

Características políticas de los convergentes en el año 2002

Por Héctor Malavé Gamboa

Reunión de González Curi con Sansores Pérez

El 3 de enero de 2002, sucede el homicidio por robo del secretario de Gestoría de Convergencia en la localidad de Hampolol, Campeche. También, a principios de año, sería agredido Luis Augusto Manzanilla Félix por líderes de colonia del PRI. Para lo cual, la senadora Layda Sansores San Román demanda protección para sus dirigentes locales al entonces presidente municipal, Jorge Carlos Hurtado Valdez.

El gobernador González Curi se reunió en vísperas de la navidad del 2001 con don Carlos Sansores Pérez. El ex gobernador retiraría la demanda, bajando el nivel de tensión entre ambos políticos y buscando el entendimiento. El año 2002 estaría caracterizado para los convergentes por reducir el nivel de confrontación con el gobierno de Curi

A finales de 2001, Layda Sansores se presentó a ratificar su declaración ministerial por el bloqueo que en el año 2000 sufrieron los mini-taxis, en el tramo carretero Campeche-Mérida. Solicitó que se llamara a comparecer a las autoridades responsables del gobierno del Estado y de la Policía Federal. En el mismo tenor de litigios, el ex gobernador Carlos Sansores Pérez ganó un amparo ante el Tribunal Colegiado por daño moral provocado por José Antonio González Curi, contra una resolución del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE).

Se informó que el amparo 320/2001 fue resuelto por el primer Tribunal Colegiado del Décimo Cuarto Circuito, con sede en la ciudad de Mérida. (De acuerdo con el expediente), la magistrada Guadalupe Eugenia Quijano Villanueva debió dar cumplimiento a la sentencia del Poder Judicial de la Federación, ya que ella misma fue quién negó la admisión de la demanda por daño moral que presentó el ex mandatario estatal.

El caso fue turnado al Juzgado Tercero del Ramo Civil de Tribunal Superior de Justicia de Campeche, pero la juzgadora se excusó para conocer el asunto, según ella por “la familiaridad y amistad con la apoderada de la parte activa”, decía el expediente. El 30 de marzo de 2001, el TSJE declaró inadmisible la demanda por daño moral. Sin embargo, Carlos Sansores Pérez se amparó y ganó.

El gobernador González Curi se reunió en vísperas de la navidad del 2001 con don Carlos Sansores Pérez. El ex gobernador retiraría la demanda, bajando el nivel de tensión entre ambos políticos y buscando el entendimiento. El año 2002 estaría caracterizado para los convergentes por reducir el nivel de confrontación con el gobierno de Curi, eso mismo diría Layda Sansores el 4 de octubre de 2002, con motivo de las lluvias provocadas por el huracán Isidoro: “tenemos una tregua con el gobierno, porque muestro objetivo ahora es sumar”.

Acercamiento con las cámaras empresariales locales

Las políticas económicas del secretario de Hacienda foxista, Francisco Gil Díaz, inconformaron a la burguesía local, que, por medio de su representante estatal, Armando Toledo Jamit, lo llevaron a sostener una relación más estrecha con Layda Sansores y los convergentes -al grado de apoyarla en su campaña a la gubernatura en 2003-. Según el empresario, el gobierno federal anunciaba un recorte presupuestal de 4 millones 55 mil pesos para Campeche. Por lo que 19 representantes de cámaras empresariales se reunieron a finales de año con los convergentes para conocer su política económica.

A pesar de los eximios recursos, una parte de la ciudadanía nacional le dio el voto de confianza a Convergencia como partido novel, además de la fuerza política de Gabino Cué y Dante Delgado Rannauro en sus estados, Convergencia ganaría algunas alcaldías en Oaxaca y Veracruz (2001-2002). En poco tiempo se convirtió en un partido con gobiernos y alcaldías de corte reformista burgués. La figura de Layda como candidata al gobierno por un frente ampliado, desató las impías ambiciones por las plurinominales y entonces surgió la inconformidad.

Finalmente, las distancias entre el nuevo dirigente empezaron a sentirse, Javier Peña Gamboa pidió al consejo político de Convergencia 35 días para ausentarse del cargo, aunque reconoció que la ex senadora era la mejor opción para el gobierno de Campeche, hizo el cuestionamiento de que “el movimiento se encontraba desgastado, que hacía falta un mayor acercamiento con el pueblo, que el partido no debería cerrarse, sino abrirse”, la crítica era fundamentalmente por el manejo de los recursos dentro del partido, de, en el caso de Layda, “rodearse de aduladores y de que la información que llegaba a Layda era tergiversada en el trayecto”.

En este contexto, la senadora Sansores se reunió con Juan Camilo Mouriño Terrazo y con Ana Rosa Payán. Se rumoraba una posible alianza entre PAN y Convergencia, lo cierto es que Juan Camilo Mouriño le pedía a Layda Sansores que renunciara a favor de su partido, lo que se enturbió, porque Dante Delgado la ratificó en julio de 2002 a la candidatura del gobierno.

Aprovechando el contexto pre electoral, Peña Gamboa no se quiso rezagar y le exigió a la senadora Sansores un millón de pesos y asegurarle una posición plurinominal para la siguiente legislatura, lo cual no sucedió, retirándose del cargo y yéndose al PRD. Duraría seis meses en el cargo, las bases laydistas lo acusarían de oportunista y corrupto. En su distancia de 35 días, la profesora Margarita Duarte Quijano, secretaria general, asumió de facto la dirección del partido.

Finalmente, Peña regresaría al Partido Acción Nacional como aspirante al cargo de presidente municipal de Campeche, lo que no sucedió. La plurinominales se dividieron por consenso entre los leales al laydismo: Margarita Duarte Quijano, Manuel Richaud Lara y Aníbal Ostoa Ortega.

Margarita Duarte Quijano, presidenta de Convergencia, 6 de Julio de 2002

Ante el rompimiento con Peña Gamboa, el sábado 6 de julio de 2002, es elegida presidenta del partido Margarita Duarte Quijano. Dante Delgado Rannauro tomó protesta del acto, a ella y a los nuevos dirigentes municipales: Francisco Uribe Ovando, Bertha López Luna, Candelaria Rosario Vera Gutiérrez, Humberto Curmina Herrera y Alberto Talango Pérez. En aquella ocasión, la candidata al gobierno por Convergencia reconoció en clara referencia a Peña Gamboa que “los convergentes no apostamos a las alianzas para el triunfo y lo único que nos podrá derrotar sería la falta de fe y la traición, pero eso ya no se va a dar en Convergencia”.

La profesora Duarte inició su carrera política a invitación de la senadora en 1996, y posteriormente en la Resistencia Civil, coordinando en el VI Distrito Local. En tanto que Arturo Moo Cahuich sería el vicepresidente del partido. Aníbal Ostoa se convirtió en presidente del Consejo Político de Convergencia por la Democracia. Durante la presidencia de Margarita Duarte, se siguieron estableciendo puentes de diálogo con el alcalde Hurtado Valdez, sobre todo para resolver gestiones sociales.

En el mes de septiembre Layda Sansores San Román se reunió con Jorge Carlos Hurtado Valdez para resolver un asunto de tenencia de la tierra. Dos agrupaciones de horticultores del poblado de Imí reclamaban que el empresario Julio Santana Palomo les había arrebatado, en complicidad con el gobierno, 54 hectáreas de terreno.

A mediados de agosto, se llevó a cabo la segunda asamblea nacional de Convergencia en la ciudad de Puebla. En aquella ocasión, el partido Convergencia por la Democracia cambia a Convergencia, con miras a proceso electoral de 2003. La asamblea estatal eligió como consejeros nacionales a Layda Sansores, Aníbal Ostoa, Manuel Richaud y Bertha Pérez. Al mismo tiempo, se oficializaron las carteras de organización, elecciones, gestión, comunicación, asuntos jurídicos, Convergencia jóvenes, Convergencia mujeres, Convergencia trabajadores y la Fundación para la Socialdemocracia de las Américas.

En este contexto, previo al proceso electoral de 2003, durante el mes de agosto se vuelven a reunir los dirigentes panistas y convergentes, con el objetivo de ir en una alianza ganadora. Acción Nacional ya pensaba en el empresario carmelita Juan Carlos del Rio, el acuerdo fue que aquel candidato que estuviera menos posicionado en las encuestas declinara a favor del mejor posicionado. Hasta ese momento, el empresario carmelita no era conocido en Campeche, diferente el caso de la ex senadora. Margarita Duarte declaró en conferencia de prensa: “se contempla el voto útil con el PAN, que consiste en que, en la recta final de la campaña, el partido menos favorecido decline a favor del mejor favorecido”.

Previendo el proceso electoral, Convergencia señalaba sobre los topes de financiamiento del gobierno a los que consideraban como actos proselitistas. Además de rechazar a José Luis Chi Pérez como consejero del IEE, por ser considerado un empleado de gobierno. En el PRI, Eraclio Soberanis Sosa abiertamente se postulaba a la gubernatura, también sonaban los nombres de Edilberto Buenfil Montalvo y de Fernando Ortega Bernés, presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado.

Para sorpresa de todos, el 1 de noviembre de 2002, el PRI anunció al alcalde de Campeche, Jorge Carlos Hurtado, como candidato a la gubernatura de Campeche. Ortega Bernés y Buenfil Montalvo notificaron su respaldo a Hurtado, en tanto que Sansores Sanromán arengaba sobre la necesidad de una insurgencia ciudadana en su gira por Carmen, Candelaria, Champotón, Tenabo y Calkiní, al enterarse de la noticia.

En lugar de Hurtado, Alejandrina Moreno Ortiz se convirtió en presidenta interina para el período que abarcaba el día 30 de noviembre de 2002 al 30 de septiembre del 2003. El cabildo se compuso en aquel entonces por Armando Jesús Ávila Cámara (Obras Públicas), Jorge Inés Te Chan (Mercado y Desarrollo Rural), Alfonso Carrillo Zavala (Desarrollo Económico, Vialidad y Nomenclatura), Juan Manuel Reyes Beltrán (Bienestar Social, Turismo, Cultura y Deporte), Carlos Ruperto Cahuich Rodríguez (Agua Potable y Alcantarillado), Humberto Calderón Ruhan (Alumbrado Público), Gabriela Albarrán Hernández (Rastros y Panteones), Onésimo Darío López Solís (Espectáculos), María Petrona Alvarado Castañeda (Limpieza), Luis Augusto Manzanilla Félix (Desarrollo Urbano), Arturo Valle Can (Ecología y Medio Ambiente). También se integró con los síndicos Candelaria del Rocío Ayuso Gómez (Jurídico), José Luis González Flores (Hacienda), y Javier Richaud Blanquet (Salud y Asistencia Social).

Conclusión: Una de las peculiaridades en el año 2002 para los laydistas fue reducir la confrontación con gobierno. La desavenencia con Javier Peña Gamboa y su sustitución por una laydista, Margarita Durarte Quijano. Amagar una posible alianza entre el PAN y Convergencia para la gubernatura. Respaldar denuncias ciudadanas en conferencia de prensa, pero ya no en las calles. Luchar por la ciudadanización de las instituciones electorales. La integración de nuevos actores políticos y en cierta medida, efecto de la bajamar en la lucha social se pueden leer dos esferas discursivas dentro del laydismo.

Por otro lado, se diferenciaba un discurso político doméstico que denunciaba ciertas causas estatales, tanto en Peña, como Duarte Quijano, y un discurso político enfocado al proceso electoral del 2003 de la senadora Layda Sansores. Aunque desde 1997 existió una diferencia en los niveles discursivos de la ex senadora y sus líderes locales, es el 2002 cuando se hace evidente, porque ya no se participaba tanto en las manifestaciones sociales, es decir, donde el líder y sus partidarios se funden, el valor significativo de la figura de Layda Sansores no se disolvería, pero si sería cuestionada por posteriores dirigentes, como José Durán Reyes o Carlos Plata González.

 

Comparte esta nota:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.