“La poesía es el mayor ejercicio de la libertad”:...

Con Alejandro Moreno, se achiquita más la economía campechana

29 octubre, 2017 Comments (11) Campeche

Defienden periodismo ante “reporterismo de Smartphone”

Héctor Cobá y Jhaqueline Ehuán presentan el libro “Por ningún motivo dejes de ser periodista I”, de Sergio Masté, que demuestra que “los periodistas también son noticia”, en la Feria Nacional del Libro y Arte Universitario de la UAC.

Por Daniel Sánchez

CAMPECHE, Cam. 29 de octubre del 2017.- El comunicador cultural, Héctor Cobá, afirmó que “los periodistas también son noticia”, al presentar el libro “Por ningún motivo dejes de ser periodista I”, de Sergio Masté, pero también hizo una defensa del trabajo periodístico de calidad, ante el “reporterismo de Smartphone”.

“Si el que estudió, en algunos casos, no sabe hacer periodismo, menos sabrá el reportero de Smartphone, el del periodismo de las redes, menos conoce el rigor periodístico, la responsabilidad social de informar con parámetros de calidad y rigurosidad editorial, olvidando que cada uno es el responsable de la calidad”

“Un segmento de la juventud cree que su celular de última generación y una transmisión en vivo lo convierten periodista. Contrario a una “constante revitalización” del periodismo, “eso desnivela el periodismo mexicano”, afirma Javier Ibarrola, en su libro La noticia”, expresó.

“Si el que estudió, en algunos casos, no sabe hacer periodismo, menos sabrá el reportero de Smartphone, el del periodismo de las redes, menos conoce el rigor periodístico, la responsabilidad social de informar con parámetros de calidad y rigurosidad editorial, olvidando que cada uno es el responsable de la calidad”, puntualizó.

Cobá fue más allá y cuestionó: ¿Qué el papel impreso va a desaparecer? Eso no es cierto, es tan, pero tan famélica la calidad de la información de las redes, que sus usuarios y consumidores desconocen la esencia de las reglas gramaticales, apenas saben hablar, escriben mucho peor.

“Lo insulso es la novedad, dando por muerto un periodismo que goza de cabal salud, el impreso. Que no se olvide, lo precario es la impronta del “periodismo juvenil de las redes sociales”. Un Smartphone no hace verano, menos primavera, pero si tiende al invierno”, advirtió.

“Ahora todos quieren ser conductores de televisión sin pasar por la prensa o la radio. Aduanas básicas para ser conductor en la televisión, como en su momento lo fueron, ejemplos nefastos, pero útiles hoy, los de Joaquín López Dóriga, Raúl Velasco y Jacobo Zabludowsky”, agregó.

“No dejar de ser periodista es nunca quitarse la sed de búsqueda de una noticia, de algo que nadie haya dicho o escrito, escribir la noticia con el respeto al lenguaje, la ortografía, la gramática, la redacción, el amor constante por el aprendizaje diario y la lectura de libros, el afecto por la cultura general bien abrevada; en el periodismo nunca se termina de aprender. Recuerden, Por ningún motivo dejes de ser periodista…y todo lo demás, más una actualización constante, permitirá ser buenos redactores”, recomendó.

“No sean del montón, tantos tutoriales que hay en la supercarretera de la información o espacio digital, permiten la superación un día sí, y al otro también”, asentó.

También el volumen “Por ningún motivo dejes de ser periodista I”, fue presentado por la periodista y ex funcionaria estatal, Jhaqueline Ehuán Pérez, quien manifestó que “hablar del Periodismo en Quintana Roo, es hablar del Periodismo Peninsular, pues existe una vinculación histórica entre medios informativos, periodistas e historias en la región”.

“El libro “Por ningún motivo dejes de ser periodista I”, esbozo histórico del periodismo en Quintana Roo 1972-2006, nos revela esa relación histórica entre Quintana Roo, Campeche y Yucatán, de la cual no está exenta la labor periodística”, indicó.

“Sergio Masté, el autor de esta ambiciosa publicación, nos presenta las historias de 46 periodistas provenientes de diversos lugares del país radicados en Quintana Roo, mayoritariamente en Cancún…En esta narrativa, que recurre a géneros periodísticos como la entrevista de semblanza, la crónica y el reportaje, a la par de conocer las historias personales de cada uno de los protagonistas, el lector se adentrará en importantes acontecimientos de la vida política, social y cultural que en las últimas cuatro décadas marcaron a  Quintana Roo y al país, con el surgimiento de esta entidad, así como el auge de Cancún como uno de los destinos más importantes a nivel internacional”, asentó.

Apuntes sobre un periodismo regional…

Por Jhaqueline Ehuán Pérez

Hablar del Periodismo en Quintana Roo, es hablar del Periodismo Peninsular, pues existe una vinculación histórica entre medios informativos, periodistas e historias en la región. El libro “Por ningún motivo dejes de ser periodista I, esbozo histórico del periodismo en Quintana Roo 1972-2006 nos revela esa relación histórica entre Quintana Roo, Campeche y Yucatán, de la cual no está exenta la labor periodística.

Sergio Masté, el autor de esta ambiciosa publicación, nos presenta las historias de 46 periodistas provenientes de diversos lugares del país radicados en Quintana Roo, mayoritariamente en Cancún…En esta narrativa, que recurre a géneros periodísticos como la entrevista de semblanza, la crónica y el reportaje, a la par de conocer las historias personales de cada uno de los protagonistas, el lector se adentrará en importantes acontecimientos de la vida política, social y cultural que en las últimas cuatro décadas marcaron a  Quintana Roo y al país, con el surgimiento de esta entidad, así como el auge de Cancún como uno de los destinos más importantes a nivel internacional.

“Reportear no sólo se refiere a los hechos de hoy, sino que también podemos reportear el pasado, investigando en las fuentes documentales, en los textos, en la historia, eso es lo que más he hecho como tarea, como historiador, y las satisfacciones que me ha dejado durante estos 47 años el periodismo son las de vivir, hacer y cumplir mi vocación”, cuenta en esta edición Jorge González Durán, pionero del periodismo en Cancún.

El laboratorio de revelado de fotos en un volcho; la pasión en la labor que les llevó a poner en riesgo su vida en incendios o huracanes; el derechazo a un gobernador que intentó coartar la libertad de expresión; el reportero que en 22 ocasiones ha sido acreditado por la NFL en la cobertura periodística del Super Bowl; el fotógrafo a quien se le mueven los muertos, la marcha sur-sureste por la Libertad de Expresión son algunas narraciones que justifican claramente el nombre del título “Por ningún motivo dejes de ser periodista”.

“Entender que ser periodista es un privilegio, no puede reducirse a recibir prebendas o dinero, a final de cuentas todo se va decantando y es muy fácil confundir la labor periodística, que debe ser reservada, reflexiva, propositiva y con destinatario, de los privilegios del poder. Lo bueno del periodismo cuando funciona es que actúa como la voz de la sociedad, cuando no, es la voz de las autoridades, del gobierno”, enfatiza Fernando Martí Brito, periodista y cronista de la ciudad de Cancún.

Los primeros periodistas en Cancún 1972-1989; Las guerreras de la nota; Rendidos ante la seducción de las imágenes; Algunos cercanos a la reporteada cultural en Cancún; Entregados a la pasión de la fuente deportiva; Seguidores de la rigurosa preparación de antaño; y desde Chetumal para Cancún son los títulos de los 7 capítulos que conforman esta edición.

Ser periodista es una profesión que nos ofrece los mayores riesgos, pero también las más grandes satisfacciones… historias de muerte, desastres y secuestros no sólo se han reporteado, sino padecido, por los protagonistas del libro, en contraste, existen los relatos del reconocimiento popular, como la de Francisco Verdayes, periodista y escritor, cuyo nombre lleva una de las bebidas del Café Cardoni en Cancún.

Pero esta lectura también nos invita a la reflexión sobre el código deontológico del periodista, al presentar casos como el del fotoperiodista, Tomás Álvarez Montiel, quien confiesa que la única imagen que nunca tomó, fue la de dos niñas calcinadas, hermanas que permanecieron agarradas de la mano ante la muerte… un cuadro desgarrador, que lo paralizó.

La falta de seguridad laboral; el replanteamiento de la labor con la llegada de nuevas herramientas tecnológicas; los intentos de unión del gremio en esta entidad; y los riesgos que actualmente enfrentan los periodistas en Cancún ante la inseguridad que afecta esta zona, algunos han sido amenazados o levantados…situaciones que –lamentablemente- no son exclusivas de Quintana Roo.

Reporteros, fotógrafos, fotoperiodistas, camarógrafos, locutores, caricaturistas, editores, son algunas de las facetas en las que se han desarrollado estos 46 hombres y mujeres, la mayoría con formación empírica, pero también los hay egresados de las mejores escuelas de periodismo del país.

“En una entrevista a Cuco Sánchez le empecé a preguntar sobre su historia, pero el cantante se enojó mucho “y terminó diciéndome no me preguntes mi historia, apréndete mi historia”. Por eso siempre tenemos que prepararnos más, porque vivimos en un país donde hay mucha riqueza, pero también hay mucha pobreza” revive Román Martínez, reportero con 40 años de trayectoria.

Nelson Mandela, George Bush, Danny de Vito, Pelé, Maradona, Julio César Chávez, Carolina Herrera, Willy Colón o Salma Hayek son algunos personajes que han sido entrevistados o fotografiados por los periodistas de este libro, en el cual podemos encontrar hasta la historia de la llegada a la península de Yucatán, de la controvertida Niurka.

Mención especial merecen Lorenzo Pacheco, una referencia en el periodismo de la región y el país, Héctor Cobá, apasionado por el periodismo cultural, y Ricardo Méndez Huicab, especialista en periodismo de investigación, campechanos que hoy son referencia del periodismo en la región del Caribe, y que fueron incluidos en esta antología realizada por Sergio Masté, otro campechano radicado en Cancún desde 1988.

Agradezco a Héctor Cobá la invitación a la presentación de este libro, que –confieso- al inicio me pareció un poco ajeno, por mi poca familiaridad con la historia del periodismo en Quintana Roo, principalmente de Cancún, sin embargo, la lectura me permitió identificar pasajes, historias de superación en común de quienes hemos ejercido o ejercen esta ardua labor…Y terminó siendo un libro que me reencontró con mis afectos por Quintana Roo, lugar donde nací y al que mi padre ama profundamente. Una de las historias incluidas en este esbozo histórico, es la de Nicolás Lizama “Colinas”, de los pocos caricaturistas en Chetumal, quien fue alumno de mi padre en la comunidad de Nicolás Bravo, lugar de entrañables recuerdos para mí y mi familia.

Quiero destacar que este loable ejercicio realizado por Sergio Masté, con periodistas principalmente radicados en Cancún, es una oportunidad o invitación a alguien de Campeche para replicar una antología similar con periodistas locales contemporáneos, a quienes vale la pena reconocer, así como rememorar su trabajo, el cual merece ser conocido por las nuevas generaciones de comunicadores.

“El periodismo me ha permitido estar el mismo día en el infierno y la gloria, me refiero a cubrir un evento donde están las mejores viandas y bebidas, luego estar en una de las colonias más marginadas de este polo turístico (…) El periodismo es hermoso porque te da la madurez necesaria en esta vida y la riqueza que se lleva en este oficio es de conocimiento,” relata Justo May, cuya trayectoria está muy vinculada a Campeche.

Y recordando al inmortal Manuel Buendía, a quien cita en esta edición Héctor Cobá: “El periodismo es una maldita aventura de la que no deseamos prescindir” y quienes lo ejercemos sabemos de esa pasión para vivir continuamente esa aventura.

Gracias y buen día.

 

La experiencia periodística vs el reporterismo de Smartphone

Por Héctor Cobá

 

Es lamentable ver cómo el periodismo profesional

y bien escrito está siendo desplazado por analfabetos

funcionales, que difuminan la chapucería y la

mediocridad, destrozan el idioma español y causan

daños masivos en las redes sociales.

Agustín Labrada Aguilera,

periodista cultural

Un segmento de la juventud cree que su celular de última generación y una transmisión en vivo lo convierten periodista. Contrario a una “constante revitalización” del periodismo, “eso desnivela el periodismo mexicano”, afirma Javier Ibarrola, en su libro La noticia. Lo que da la razón a la editora jefa adjunta (Deputy Editor) de CNN México, Alma Delia Fuentes, quien afirma: “Lo que mata la calidad del periodismo es la incultura de los periodistas, la mala preparación que reciben en las universidades. Terminan la licenciatura y no saben hacer una nota. No leen, no saben preparar una entrevista”.

Si el que estudió, en algunos casos, no sabe hacer periodismo, menos sabrá el reportero de Smartphone, el del periodismo de las redes, menos conoce el rigor periodístico, la responsabilidad social de informar con parámetros de calidad y rigurosidad editorial, olvidando que cada uno es el responsable de la calidad.

No es un pleito de viejos y jóvenes, sino poner los puntos sobre las íes. Cancún, el reportero del Uno Más Uno (que llegó en 1984), autor del primer libro sobre Cancún, hoy es el cronista de la ciudad (Fernando Martí); un Volkswagen, cuarto oscuro para revelar fotografías (Tomás Álvarez); la fotografía de la mitad del cerebro de Luis Donaldo Colosio, tomada en Tijuana (Carlos Águila, corresponsal de La Jornada en Cancún); el reportero que abandonó el futbol profesional, prefirió las teclas a los tacos de futbol (Román Martínez). Otro caso, uno de los decanos del periodismo cancunense con más de 50 años de ejercicio periodístico, se la pasa por el mundo dando conferencias y testimonios de su labor (Lorenzo Pacheco), por cierto, campechano. Los periodistas también son noticia…

Las últimas serán las primeras, la periodista que sobrevivió al cáncer y lamenta que las generaciones nuevas de periodistas carezcan de la preparación adecuada (Gaby Ruiz) y la primera reportera de Televisa, corrida de esa empresa junto con 50 corresponsales más de todo México, por ser de la tercera edad (Ernestina Mac Donald). Aquí en Campeche pasó lo mismo.

Siete entrevistas, leve muestra de las 46 de Por ningún motivo dejes de ser periodista. Esbozo histórico del periodismo en Quintana Roo 1972-2006, que salió al público justo cuando Cancún cumplió 46 años de edad, en el año 2016.

¿Por qué se dice tantas veces Cancún? Bueno, el libro es uno más de la naciente bibliografía cancunense, no son muchos, en una ciudad que este año cumplió apenas 47 años, una chamaca comparada con Campeche, que ya casi llega a los 480 años. Acaba de cumplir 477 añitos.

“Vámonos a Campeche, tierra de tradición”, dice la cancón, donde varia y numerosa es la cantidad de libros editados sobre el periodismo en Campeche, así como en el gobierno de Héctor Pérez Martínez, de 1939 a 1943, se publicó el texto Reseña histórica del periodismo de Campeche; en el año 1942 apareció el documento La introducción de la imprenta en Campeche de Juan de D. Pérez Galaz; entre ellos cito un libro La noticia en Campeche del año 1900 de José Gabriel López Martínez (Galoma), está también Reflejos de la historia: Retazos de vidas, miradas del ayer, voces del mañana de Eli Monte, Alicia Elide Gómez Montejo, la que entrevista a don Germán Quijano, pionero de la radio y a don Pedro Uribe May acerca de la importancia de la imprenta en su vida, la de don Pedro en Campeche.

De los de la lista, el más reciente se editó este año, respecto a la radio, el libro Rafael Pascual Montalvo. Vidas que iluminan, de Justo May Correa, de este último aparece su entrevista en el libro de Sergio Masté Pantí.

Se menciona sólo los libros que uno tiene; creo si nos acercamos a la Facultad de Humanidades o a la Escuela de Periodismo, encontraremos algunas tesis acerca del periodismo campechano; espero, no me consta.

Sí me consta en dos casos, la tesis de la licenciatura en Historia, de Rafael Vega Alí: “Los periódicos oficiales del estado de Campeche. Guía histórica 1857-1997”; la tesis de periodismo y ciencias de la comunicación de Manuel Estrella y Hubert Carrera (éste corresponsal en Campeche de La Jornada Maya), “Análisis de los noticiarios radiofónicos en la ciudad”. También hay un libro de 502 páginas, 482 con puras caricaturas, éste se llama 35 años de puro Iris, del caricaturista Roberto Iris. Otro: Ya ves que nunca falta, que incluye sólo trabajos del periodismo cultural del periodista, poeta, ensayista y hoy director de Difusión Cultural de esta universidad, Manuel Enrique Pino Castilla. A los que se suman un par más de don Galoma, como firma el caricaturista José Gabriel López Martínez, obras especializadas como La radio cultural. Fantasmas del cuadrante y Hay monos en la costa. La caricatura campechana (Campeche a través de los medios, resumen de la historia de la prensa, radio y televisión, a través de dibujos desanimados).

Corrijo, sí hay noticias del año 1450, en el libro Campeche punta del ala del país. Poesía, narrativa y teatro (1450-1990), de la escritora Silvia Molina, que tiene un apartado sobre el periodismo literario del siglo XIX. Están dos más, Juan Carbo. Político y periodista y otro José Manuel Puig Casauranc. Político institucional, de Carlos Cuevas Paralizabal, que habla del campechano Puig Casauranc en sus roles de articulista, educador, diplomático y legislador. Todo eso puede hacer un periodista, si es de los buenos. Del listado de 14 libros sobre el periodismo en Campeche, en sus diversos géneros, cierra este recuento la Memoria del Premio Estatal de Periodismo 2011.

Regresamos a Cancún ¡Otra vez esa palabrita! En cuanto a libros, este Esbozo histórico del periodismo se une a Cancún, fantasía de banqueros, el primer libro sobre Cancún, de Fernando Martí (por cierto, hace poco más de un mes, el señor Martí presentó Cancún, fantasía de banqueros II). Hay que sumar la novela Cancún todo incluido y la selección denominada Crónicas Urbanas I, ambos de Carlos Hurtado; así como el trabajo periodístico Cancún visto desde Cancún, de Héctor Aguilar Zaldívar (ambos excelentes redactores ya desaparecidos).

Primo hermano también de los relatos incluidos en Recuerdo de Cancún, de Gabriel Vázquez (crudos relatos de que no todo es jauja en los hoteles de las playas cancunenses), así como El colapso del tiempo, editado en España, del novelista nativo cancunense Mauro I. Barea; de la investigación periodística Diccionario de Cancún para cancunenses, de Ismael Gómez Dantés, referentes necesarios para la novel historia de Cancún, de este calibre es el conjunto de entrevistas de Masté Pantí.

¿Qué el papel impreso va a desaparecer? Eso no es cierto, es tan, pero tan famélica la calidad de la información de las redes, que sus usuarios y consumidores desconocen la esencia de las reglas gramaticales, apenas saben hablar, escriben mucho peor. Lo insulso es la novedad, dando por muerto un periodismo que goza de cabal salud, el impreso. Que no se olvide, lo precario es la impronta del “periodismo juvenil de las redes sociales””. Un Smartphone no hace verano, menos primavera, pero si tiende al invierno,

Un tratamiento, uno de muchos, para contrarrestar la mediocridad periodística actual, para ello es recomendable la lectura concienzuda de Por ningún motivo dejes de ser periodista. Esbozo histórico del periodismo en Quintana Roo 1972-2006, retomando una parte de la frase de Ernestina Mac Donald, pionera del periodismo en Cancún: Por ningún motivo dejes de ser periodista.

Ahora todos quieren ser conductores de televisión sin pasar por la prensa o la radio. Aduanas básicas para ser conductor en la televisión, como en su momento lo fueron, ejemplos nefastos, pero útiles hoy, los de Joaquín López Dóriga, Raúl Velasco y Jacobo Zabludowsky.

No dejar de ser periodista es nunca quitarse la sed de búsqueda de una noticia, de algo que nadie haya dicho o escrito, escribir la noticia con el respeto al lenguaje, la ortografía, la gramática, la redacción, el amor constante por el aprendizaje diario y la lectura de libros, el afecto por la cultura general bien abrevada; en el periodismo nunca se termina de aprender. Recuerden, Por ningún motivo dejes de ser periodista… y todo lo demás, más una actualización constante, permitirá ser buenos redactores.

No sean del montón, tantos tutoriales que hay en la supercarretera de la información o espacio digital, permiten la superación un día sí, y al otro también.

Cito: “…una descripción de los hechos ocurridos que nos permitirá conocer el Campeche de hace un siglo y los personajes de entonces, sino también las características del ejercicio periodístico de la época, a través del cual comprenderemos la ideología imperante en la sociedad campechana en esos momentos”, fragmento de La noticia en Campeche del año 1900, aparecido en el 2002, seguro escrito en el 2001.

Aquí hay un lazo entre Cancún y Campeche, si en lugar de decir en esta cita: Campeche y campechana ponemos Cancún y cancunense para pensar qué dirán los lectores dentro de 100 años de Por ningún motivo dejes de ser periodista. Esbozo histórico del periodismo en Quintana Roo 1972-2006, de Sergio Masté Pantí.

No van a ser periodistas. De todas maneras disfruten las entrevistas del libro, ¡sólo léanlo!

 

Texto de presentación del libro Por ningún motivo dejes de ser periodista. Esbozo histórico del periodismo en Quintana Roo 1972-2006, leído en la sala Justo Sierra Méndez de la Universidad Autónoma de Campeche (UAC); el viernes 27 de octubre de 2017, a las 10:00 horas.

Facebook: Héctor Cobá / Twitter:    @HctorCob

 

Comparte esta nota:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.