Para recuperar rápido a Pemex, hay que modificar contratos...

17 mayo, 2019 Comentarios Desactivados en Falta plan de contingencia ante cíclicos incendios forestales México

Falta plan de contingencia ante cíclicos incendios forestales

Los siniestros seguirán ocurriendo/En un incendio, participan factores como precipitación, temperatura, humedad, sequía, cantidad de energía que llega del Sol, los fenómenos del Niño y la Niña y huracanes.

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de mayo del 2019.- Los incendios forestales que se han registrado en México son cíclicos y seguirán ocurriendo, no son fenómenos atípicos. Es necesario contar con un plan de contingencia para que autoridades y población les hagan frente y se aminoren sus efectos negativos, afirmó Víctor Manuel Velasco Herrera, científico del Instituto de Geofísica (IGef) de la UNAM.

Cada año, los incendios forestales ocasionan pérdidas humanas y económicas, así como daños a la fauna y flora del país; aunque no se pueden evitar, sí se puede minimizar el deterioro que ocasionan, dijo.

En universitario indicó que hay una gran cantidad de factores que participan en un incendio, como la precipitación, temperatura, humedad, sequía, cantidad de energía que llega del Sol, los fenómenos del Niño y la Niña y los huracanes. “Uno o varios de ellos pueden ocasionar la acumulación de combustible vegetal y así disparar esos fenómenos en mayor número”.

Desde hace tres años, Velasco Herrera pronosticó que para 2019 ocurriría un nuevo periodo de incendios forestales, entre otros fenómenos, con repercusiones en la salud y en la producción alimentaria.

Esto, mediante el proyecto “Uso de plataformas aeroespaciales en contingencias nacionales por diferentes fenómenos naturales”, que él lideró, y en el que se utilizaron diferentes algoritmos óptimos con la más avanzada matemática de sistemas de alerta temprana para incendios forestales, sequías, huracanes, heladas, granizadas e inundaciones, apoyados de imágenes digitales que permiten aplicar técnicas de reconocimiento de patrones para ubicar áreas propensas a incendios forestales, donde cada pixel representa una zona vulnerable.

Prevención

El investigador del IGef informó que actualmente se monitorea el territorio nacional con imágenes satelitales y drones para estudiar las distintas zonas donde puede iniciarse un incendio.

“En 1998, se registró un número alto de incendios forestales a nivel mundial, provocados por causas naturales, en especial por la acumulación de combustible vegetal. Hoy sabemos que en ese año hubo aproximadamente 14 mil incendios, y ahora tenemos un poco menos, por lo que este fenómeno no es atípico”, reiteró.

Debido a que el 90 por ciento de los incendios forestales son ocasionados por el ser humano, el universitario recomendó crear una cultura civil. Basado en resultados científicos, el gobierno debe hacer una planeación por estado para crear nuevas políticas públicas que contribuyan a minimizar los efectos de estos siniestros.

“Gran parte del desarrollo de los países en el siglo XXI se basa en la ciencia. En la UNAM queremos seguir impulsando el progreso del país, a través de la generación de conocimiento científico que sirva para crear planes de contingencia ante diferentes problemas nacionales”, concluyó.

Cientos de incendios contribuyen a contaminación

En los últimos días, el viento ha transportado parte de los contaminantes emitidos por cientos de incendios forestales ocurridos en cuatro entidades, hacia la Ciudad de México, y al no ser suficientemente intenso ese viento, se ha impedido la dispersión de las partículas fuera del Valle de México, informó en Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

Según el Global Forest Watch Fires (https://fires.globalforestwatch.org/home/), servicio de observación satelital para la detección de incendios forestales, en cuatro días (del 9 al 12 de mayo) se detectaron 659 incendios o puntos calientes en la superficie en el Estado de México, 112 en Hidalgo, 87 en Morelos, y más de 38 en la CdMx, lo que propicia una atmósfera regional altamente cargada de compuestos orgánicos volátiles (COV) y material particulado menor a 2.5 micrómetros (PM2.5) las 24 horas del día.

Al sumarse esos contaminantes a las emisiones cotidianas de la ciudad, desde temprana hora se han alcanzado las condiciones de mala calidad del aire que reporta el sistema de monitoreo, señala el CCA.

Resaltó que varias de las contingencias atmosféricas ambientales de los últimos años se han originado por condiciones externas a esta urbe, pues las acciones tomadas y la colaboración ciudadana en la zona metropolitana han sido exitosas; en esta ocasión, la contaminación originada por la propia metrópoli no ha sido la causa principal de las contingencias.

La entidad universitaria subrayó que la calidad del aire puede mejorar con acciones enfocadas a reducir las distancias de viajes, a mejorar el transporte colectivo y promover el uso de bicicletas, además del ahorro de energía fósil y al uso de energías alternativas. Situaciones como la que vivimos exigen acciones a escala regional en los ámbitos urbanos y rurales.

Procesos químicos

Todas las emisiones de COV que ocurren por evaporación, como es el caso de solventes, resinas o combustibles líquidos, se incrementan de forma exponencial con la temperatura del ambiente. Las condiciones de alta presión, con cielos despejados, vientos débiles y alta irradiación solar, favorecen ese tipo de emisiones, detalló el CCA.

Aunado a esto, los incendios forestales emiten grandes cantidades de monóxido de carbono, material particulado menor a 2.5 micrómetros  y COV durante la combustión incompleta de los materiales. Además, las altas temperaturas que generan en su ambiente inmediato conducen a la evaporación de más COV o semivolátiles.

En la atmósfera, los altos índices de radiación solar UV, asociados a condiciones de alta presión, incrementan las tasas de foto oxidación de los COV.

Dependiendo de su estructura molecular, algunos de estos compuestos conducen preferentemente a la formación de ozono y otros a la formación de PM2.5. Muchos COV originados por la vegetación son altamente reactivos en la atmósfera, y los productos de esas reacciones químicas son, por lo general, más reactivos que los compuestos originales.

Consulta aquí la información original de la UNAM:

http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2019_344.html

http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2019_335.html

 

Comments are closed.