Plantean en el Senado cambios a la Reforma Educativa

NO más “moches”, ni asignaciones directas de obras: AMLO

23 marzo, 2018 Comentarios Desactivados en “NO es un capricho cancelar el nuevo aeropuerto” México

“NO es un capricho cancelar el nuevo aeropuerto”

El ingeniero Javier Jiménez Espriú, próximo titular de la SCT, explica a constructores que se escogió el peor sitio para el NAICM, que es una obra incosteable y que representa una “terrible hipoteca” para la nación, por el enorme costo de construcción y de mantenimiento.

Por Daniel Sánchez

GUADALAJARA, Jal. 23 de marzo del 2018.- Luego de señalar que con el gobierno democrático se cambiarán las reglas del juego y se respetarán las normas técnicas y éticas en la licitación de obras públicas, el ingeniero Javier Jiménez Espriú afirmó que se escogió el peor sitio para el nuevo aeropuerto y consideró que es una obra incosteable, por el enorme costo de construcción y el del mantenimiento a futuro, que significaría una “terrible hipoteca” para la nación.

Jiménez Espriú, quien ocuparía la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) si gana Andrés Manuel López Obrador, aseguró ante constructores del país que no es un capricho de AMLO cancelar la construcción del nuevo aeropuerto y se declaró dispuesto a hacer un análisis técnico cuidadoso y de fondo para tomar una decisión consecuente, “porque no se trata de preservar los negocios de nadie, sino los beneficios para el pueblo de México”.

“Tenemos certidumbres que nos preocupan e incertidumbres que nos preocupan más, se ha discutido mucho, no se trata de un capricho la cancelación del aeropuerto, tenemos que hacer un análisis cuidadoso, por eso Andrés Manuel López Obrador ha señalado que si es electo presidente de la República, enseguida pedirá a Peña Nieto suspender inversiones y hacer auditorías de fondo y adecuadas de toda la obra, operativa, técnica, financiera, de impacto ambiental, es decir, auditorías para ver las consecuencias de una obra de esa magnitud”, expresó.

“Hemos recibido con enorme gusto un planteamiento del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, hace un par de días, que nos sentemos a discutir a fondo técnicamente para que se vea que la decisión es sustentada, técnicamente válida, frente a ustedes, que el pueblo la entienda, no es un capricho, no se trata de llegar al poder, de quítate tú para quedarme yo, ni es un capricho cancelar el aeropuerto para hacer otro, es una enorme preocupación, si nosotros asumimos la responsabilidad de dirigir los destinos de la nación durante seis años, tenemos que hacer un corte de caja, de ver qué es lo que se nos está entregando y a que nos vamos a responsabilizar”, explicó.

“Estamos listos un grupo de técnicos, en ingeniería, finanzas, sociología, impacto humano, para sentarnos en el momento que estimen pertinente, para hacer un análisis técnico de fondo, abierto, largo, para que este país tenga una decisión consecuente, no se trata de preservar los negocios de nadie, sino de preservar los beneficios del pueblo de México”, apuntó.

El integrante del gabinete propuesto por AMLO subrayó que están conscientes de que el aeropuerto actual está saturado y hay que resolver el problema de la saturación, “pero no podemos aceptar simplemente que ya está tomado esto, que hay que seguirle, lo mejor es pensar a futuro, nosotros pensamos que esa hipoteca es demasiado grande y que hay que analizarla y tomar una decisión consecuente”.

“Reitero la disposición del equipo de Andrés Manuel López Obrador para sentarnos con ustedes, analizar a fondo y que ustedes decidan, y no decir que el aeropuerto va, que es una barbaridad y una locura cancelar una obra de esta naturaleza, la mayor locura es, sin tener dinero, seguir echando el dinero bueno al malo, hay que sabernos sentar, hay que dilucidar”, reiteró.

Javier Jiménez dijo que independientemente de que consideran que el nuevo aeropuerto “es una obra de enorme magnitud, desde el punto de vista económico, hoy se plantea para la primera etapa del aeropuerto 13 mil y pico millones de dólares, 250 mil millones de pesos, el doble de lo que se dijo en un principio y donde algunos de los contratos importantes de arranque fueron asignados directamente, cosa que habrá que ver”.

“Tenemos muchas incertidumbres, estamos ciertos que es el peor sitio escogido para construir el aeropuerto, es un suelo muy complicado, el subsuelo se compacta terriblemente, se mueve, verdaderamente difícil, se puede construir en ese y cualquier otro suelo obras de ingeniería, nadie mejor que ustedes sabe que para la ingeniería, no existe obra imposible, pero si existen obras incosteables, y esta es una de esas obras, independiente del enorme costo de construcción que significa construir ahí, el enorme costo de mantenimiento en el futuro, sería una terrible hipoteca”, para el país, abundó.

“Otro punto gravísimo es la orientación de las pistas, cancela la operación del aeropuerto de la capital y de la base aérea de Santa Lucía, no estamos en nuestro país, con 60 millones de pobres, una deuda externa enorme, una economía que es la décimo quinta del mundo, no estamos para tirar a la basura todas las instalaciones del aeropuerto actual, que es operativo y muchos años de posibilidades, y la base de Santa Lucía, el haber cancelado de poderlos utilizar es un grave error”, añadió.

“Pero también hay que analizar problemas logísticos del propio aeropuerto, que presenta muchas dificultades, no conocemos, y es una de las incertidumbres, lo que se ha planteado de las obras para llegar al aeropuerto, se habla de una línea del metro, una línea de ferrocarril, carreteras, pero no tenemos proyectos ejecutivos y las obras están muy retrasadas, el retraso es gravísimo, no, por más que se diga que en dos años se tendrá, no será posible ese aeropuerto antes de 2024, las Fibras que se proponen hablan de que todavía no estará operando en 2025, el retraso es costosísimo, porque ofrece dificultades terribles”, insistió.

“Un amigo me decía irónicamente es el primer aeropuerto que conozco que se construye, que para llegar al aeropuerto, hay que llegar en avión, no sabemos cómo vamos a llegar y cómo vamos a salir, no sabemos en estricto sentido cómo van y cuál va a ser el resultado de las obras hidráulicas del aeropuerto, porque esa zona es un bajo, muy complicado y no sabemos cuál va a ser el efecto, y desconocemos también el impacto sociológico y urbano, no existen en ningún plano, no tenemos noticias de ninguno de estos aspectos”, concluyó.

 

Comments are closed.