Cam-Man, primer cómic mexicano con historia de la fotografía

Ganan alumnos de UNAM PetroBowl Internacional 2018

28 septiembre, 2018 Comentarios Desactivados en Sofisticada preservación del Códice Maya de México Ideas

Sofisticada preservación del Códice Maya de México

Especialistas de la Facultad de Ingeniería de la UNAM indicaron que la cápsula, en la que será exhibido, fue construido de acuerdo con las características y comportamiento del códice, hecho en papel amate.

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de septiembre del 2018.- Expertos de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM diseñaron y construyeron la cápsula en la que el cuarto códice maya prehispánico legible más antiguo del continente americano, y el más estudiado, será exhibido, desde hoy y hasta finales de octubre, en el Museo Nacional de Antropología.

El equipo fue encabezado por los académicos María del Pilar Corona Lira, Alejandro Ramírez Reivich y Vicente Borja Ramírez, quienes explicaron que la “caja” que contiene el documento es una cámara anóxica (sin oxígeno) para la preservación de documentos, hecha de policarbonato y empaques de viton.

Aísla el códice (sumamente frágil y delicado) del medio ambiente, y le provee un microambiente que lo protege de las condiciones externas. Utiliza un innovador sistema de doble cámara: de vacío para generar el cierre de toda la cápsula y de generación de presión para causar esa microatmósfera, lo que permite mantener las características del documento, explicó Ramírez Reivich.

Para el diseño, abundó Corona, se tomaron en cuenta sus dimensiones, estado de conservación y hasta la parte museográfica, de manera que no sólo se logró su resguardo adecuado, sino que también es acorde con la estética, y los visitantes podrán apreciarlo de cerca.

Ramírez Reivich, quien en otras ocasiones ha sido invitado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) a diseñar cápsulas para documentos históricos de relevancia, expuso que el sistema está instrumentado para monitorear las características y condiciones que los visitantes generan en la sala de exposición. “Se trata de la tercera generación de cápsulas que hemos desarrollado, lo cual se hace de la mano con proyectos de investigación”.

María del Pilar Corona mencionó que una vez que se ensamblan las piezas de la cápsula, se extrae todo el oxígeno; entonces, se llena con un gas inerte: argón, que circula por una rejilla, y se coloca cierto nivel de humedad y temperatura. La meta es que dentro de la cápsula no se genere condensación ni proliferen hongos o microorganismos; también se evita el movimiento.

El universitario añadió que en el mundo hay tecnologías similares, pero no para códices. En este caso “dimos un paso adelante e innovamos la forma en que se integran los gases y las características cinemáticas de la cápsula”.

Corona indicó que cada documento tiene características únicas, por lo que el diseño es especial. “Hemos trabajado con otros códices, más largos y de diferentes materiales. Éste es de papel amate; sin embargo, hay otros de algodón y hasta de piel de venado. Sus características y comportamiento son muy diferentes. Adecuamos nuestra experiencia a cada uno”.

El primer proyecto de este tipo emprendido por los integrantes de la FI llevó más de un año, incluida la investigación y desarrollo de la cápsula. En este caso, gracias a la experiencia acumulada se invirtieron menos de dos meses. Pilar Corona destacó la participación de los alumnos.

Por último, Ramírez Reivich comentó que la cápsula gustó tanto a las autoridades del INAH y a los expertos en museografía, que será presentada tal cual, sin ocultar alguna de sus partes.

Completan el equipo los académicos Vicente Borja Ramírez y Marcelo López Parra, así como los alumnos de Ingeniería y Diseño Industrial: Anahí Velázquez, Carlos Canchola, Luis Darío Reyes, Diego Zamora, David Negrete, Joshua Martínez, Mauricio Suárez, Pamela Esquivia y Laura Elena Castañeda, y se contó con la colaboración en la manufactura de la cápsula de la empresa Eguía Ingeniería y de Tomás Pichardo.

Como parte de la Feria Internacional del Libro de Antropología e Historia, la muestra temporal “El Códice Maya de México. Eslabón, fuente y testigo”, se inscribirá en el ciclo “Una Pieza, una cultura”, que ofrece al visitante la posibilidad de adentrarse a una cosmovisión entera mediante la contemplación de un solo objeto, apoyado por herramientas multimedia, informó el INAH.

Consulta aquí la publicación original:

http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2018_617.html

 

Comments are closed.