Sin funcionar, el saqueado hospital materno infantil en Carmen

Kekén embauca a pobladores mayas con “megagranja” en Dzitbalché

8 marzo, 2019 Comentarios Desactivados en Por megagranja, desmontarán 42.8 hectáreas de selva baja Investigación

Por megagranja, desmontarán 42.8 hectáreas de selva baja

Los estudios ambientales de los 4 proyectos presentados a la Semarnat revelan que este daño ambiental irreversible sería adicional al incremento de la contaminación del gran acuífero maya de la Península de Yucatán y al riesgo que correrían 11 especies de animales protegidos.

Por Daniel Sánchez

DZITBALCHÉ, CALKINÍ, Cam. 8 de marzo del 2019.- La megagranja, que pretenden construir sociedades de producción rural en terrenos de Dzitbalché, incluyen el desmonte de 42.8 hectáreas de selva baja caducifolia, revelan los estudios ambientales entregados a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Este daño ambiental irreversible sería adicional al incremento de la contaminación del gran acuífero maya de la Península de Yucatán, por las aguas residuales que generarían los cuatro módulos del Plan Maestro porcícola y, por consecuencia, mayores afectaciones a los seres humanos, la flora y la fauna de la región.

En una consulta directa al expediente en manos de la dependencia federal, Página 66 pudo constatar que el primer proyecto, presentado por Centro Porcícola San Ignacio Temozón S.P.R. de R.L., derrumbaría 16.1 hectáreas, el 26.92 por ciento de la superficie total de las 59.8 hectáreas que abarcarían las instalaciones porcícolas.

El segundo proyecto, presentado por Productores Porcícolas Bacabchén S.P.R. de R.L., talaría 7.21 hectáreas; el tercero, de Porcícola Bacabchén S.P.R. de R.L., 10.59 hectáreas, y el cuarto, de Centro Porcícola Quinta Real S.P.R. de R.L., 8.92 hectáreas.

En el área, según las manifestaciones de impacto ambiental, modalidad particular (MIA-P), realizada por la empresa Poch México S.A. de C.V. (filial del grupo empresarial canadiense WSP Group), no hay especies vegetales con algún tipo de protección, como la Norma Oficial Mexicana NOM-059-Semarnat-2010, y en total suman 105 especies de 41 familias

Las comunidades de especies de flora detectadas son selva baja caducifolia con elementos de selva mediana, selva baja caducifolia con vegetación secundaria, vegetación secundaria y acahuales.

En cuanto a la fauna, el estudio ambiental precisa que hay 11 especies enlistadas en la NOM-059, tres en estatus de amenazadas, iguana rayada, mojina y guajolote ocelado, y ocho en estatus de protección especial, entre ellas tinamul canelo, codorniz silbadora, gavilán cabeza gris, perico pecho sucio, loro frente blanca, vireo manglero y perlita tropical.

También las MIA-P revelan que la capacidad de cada módulo de la megagranja será de 11 mil 616 animales en 44 corrales, para hacer un total de 46 mil 664 en 176 corrales, y que cada empresa rural invertiría 43 millones 672 mil 748 pesos en un año de construcción, cantidad que recuperaría 5.6 meses después.

Ofrecen contar con un sistema de tratamiento de aguas residuales, pero no dice cuál tratamiento, y mantener en operación las granjas durante 30 años, considerando que cuentan con suficientes hectáreas para un crecimiento a futuro.

El sitio escogido para la megagranja está cerca de la Reserva de la Biósfera “Los Petenes”, muy cerca de la Región Marina Prioritaria de la zona y parcialmente dentro de la Reserva Hidrológica Prioritaria “Anillo de Cenotes”.


La oposición de Marea Azul

El 19 de enero del 2019, este medio electrónico publicó que la representante de Marea Azul, Lourdes Rodríguez Badillo, demandó a la Semarnat, que actualmente analiza los cuatro proyectos de granjas de engorda de cerdo en el municipio norteño campechano, que no las autorice, “hasta que no se cuente con un estudio serio, no elaborado, ni pagado por el propio “promovente” o dueño”.

“Marea Azul insiste en que el acuífero de toda la Península, incluyendo cenotes y ríos subterráneos, están siendo contaminados por estas granjas porcícolas y traerlas hacia Campeche no es la solución; se tendría que revisar bajo qué normas se otorgan estos permisos, que impactan a miles y benefician sólo a unos cuantos”, expresó.

“La exigencia a Semarnat es que no siga autorizando este tipo de proyectos antiecológicos, hasta que no se cuente con un estudio serio, independiente, y no elaborado, ni pagado por el propio “promovente” o empresario (s)”, puntualizó.

Rodríguez Badillo afirmó que está rebasada la capacidad para la actividad porcícola en la Península, porque “son demasiadas las granjas autorizadas, además de las clandestinas, y no son viables ambientalmente, porque tienen un enorme costo para los ecosistemas”.

 

La revelación de Página 66

Un día antes, el 18 de enero del 2019, Página 66 dio a conocer que tras fuertes cuestionamientos a la actividad porcícola en Yucatán, por contaminadora y no consultarse a los pueblos mayas, ahora se pretende establecer cuatro granjas de engorda en más de 176 hectáreas del municipio de Calkiní.

De acuerdo con la gaceta ecológica DGIRA 03/2019 de la dependencia federal, fechada el 17 de enero del 2019, los cuatro proyectos de engorda de ganado porcino serían establecidos en la localidad de Dzitbalché, municipio de Calkiní, en al menos 176 hectáreas segregadas de la Finca denominada Las Mercedes y las manifestaciones de impacto ambiental, modalidad particular, fueron ingresadas el 13 de diciembre del 2018.

En los últimos meses, organizaciones civiles y comunidades mayas protestaron en Yucatán, luego de que se autorizara, con irregularidades y sin consulta previa, una megagranja de 49 mil cerdos en una zona de reserva de cenotes, en Homún, y que se descubriera que una gigantesca granja en Kinchil, contamina con sus aguas residuales las selvas bajas mayas, ocho años después de que la empresa se comprometiera a tratarlas.

En el caso de la megagranja en Homún, Yucatán, un estudio técnico solicitado por los pobladores reveló que la MIA “no tiene sustento bibliográfico, ni científico”, no se consultó al Cabildo para la licencia de uso de suelo y construcción, y que “sólo deja en evidencia el potencial contaminante del proyecto en las fuentes de agua de la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes”, entre ellos el cenote de Homún, que es aprovechado turísticamente por los pobladores.

A 24 kilómetros de Kinchil, el agua contaminada de la granja gigantesca, compuesta de cuatro módulos con 10 mil cerdos cada uno, de la compañía Kekén, forma dos grandes extensiones que afectan los mantos freáticos, las milpas, cenotes y ojos de agua, en unas 160 hectáreas.

Los pobladores aseguran que la empresa porcícola no ha cumplido con el tratamiento de sus residuos y ya los afecta en sus tareas agropecuarias, y en la desaparición de especies animales y vegetales, poniendo en riesgo el cenote Yax Ek.

Más información en:

https://www.pagina66.mx/proyectan-megagranja-porcicola-en-dzitbalche/

https://www.pagina66.mx/inviable-ambientalmente-megagranja-porcicola-en-dzitbalche/

 

Comments are closed.